miércoles, 22 de febrero de 2012

Buffet Libre

Sírvase usted mismo y me meto hasta los hombros en las habas. Más. Me pongo pomodoro y besamel. Más. Ábrame paso, señora. Más. Malabares con las coles de Bruselas, kiwis de Venecia y un cazo volando aspas de helicóptero. Más. Mis platos que revientan. Más. Una pirámide azteca en la bandeja. Más ¿Cuánto? Más ¿Sólo? Más. Me pongo otro chuletón de conejo y la bandeja sobrevuela mesas, mandíbulas molientes y culos panziformes. Una silla, mía, ¡que reviento! Más. Todavía un esfuerzo más, dos tartas más, café, otro café, copa y puro. 

Ahora suelto el cinturón y los pies que van descalzos sobre la mesa, me relajo, tomo aire despacio, miro plácidamente a mi alrededor y que, de pronto, me doy cuenta que en este justo momento me apetece hacer fieramente el amor...

—Psssshhhh... ¡Camarera! ¡MÁS!


12 comentarios:

  1. Más que self service lo llamaría Buffet. ¿Por qué será eso de que cuanto más tienes más quieres? con lo liberador que es no tener ni querer.
    Un abrazo de vuelta

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Ana. Lo cambio ahora mismo, buena sugerencia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Ese ¡más! ¡más!... ¡Qué angustia! Por lo menos éso es lo que me ha generado según leía.

    Me alegro de haberte visto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me alegro un montón, Su. Abrazos fuertes para ti.

      Eliminar
  4. Me tienes que dar la dirección de ese restaurante, ok?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos de estos y en muchos sitios, Pablo. Abundan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ahora entiendo porqué no quieres volver a la Casa de León, jajaja, será que los "auténticos" restaurantes de tu tierra son "diferentes" jajaja. Oye... por cierto... que te fuiste sin leer... eso se apunta eh? A la próxima ración doble :-)
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre entradas, salidas, unas cosas y otras, me quedé fuera. Pero sí, asumo mi castigo. Jeje.
      Saludillos para ti también.

      Eliminar
  6. Reflejas con exactitud, apoyándote en grandes dosis de burla e ironía, el día a día de un Todo Incluido. Esa sensación de insaciabilidad, de querer llevarlo todo puesto ahora, sólo por si luego no hay, sólo por si mañana nos vamos.

    Buen micro, Alberto.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Condición humana, Pedro. Cada vez más desnuda y evidente.
      Saludos para ti también.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. O como dicen por ahí: ansia pu#a.
      Un abrazo Cybr

      Eliminar